viernes, 23 de marzo de 2007

denuncias sin fronteras: las ongd españolas y sus trapos sucios (entrevista con olga de canalsolidario.org)

Olga Berrios de canalsolidario.org nos ha hecho unas preguntas sobre el actual movimiento de fichas con respecto a las "ovejas negras" entre las ONGD españolas. Como lectura básica, recomendamos dos post de este blog sobre el expediente Humanismo y Democracia, el artículo de Época sobre las supuestas irregularidades de MPDL en Marruecos, la denuncia de El País y la SER sobre la concesión de subvenciones de la Comunidad de Madrid a ONGD cercanas al PP, entre ellas CIPIE, una ONGD investigada por la Comisión Europea, y el anuncio de la Comunidad de Madrid de investigar a MPDL. Todo ello tiene un trasfondo aún más jugoso: los asuntos turbios de ANESVAD cuyo presidente ha pasado a disposición judicial por supuesta malversación de fondos.

Agradecemos a Olga su interés y recomendamos el artículo publicado sobre la "guerra de las denuncias". En La andadura de la cooperación al desarrollo nos parece un tema algo cansino, ya que la indignación se mueve en un círculo bastante cerrado sin que haya cambios reales. Resulta agobiante y surrealista que las personas que manejan la información importante (técnicos, contables, auditores etc.) no tengan ningún canal viable dentro del sector para comunicar lo que ya sabemos casi todos: La solidaridad es, al menos en parte, un negocio con beneficios políticos y económicos extraordinarios y sin riesgos importantes.

Aquí va nuestra breve entrevista con Olga:

Pregunta: ¿Son denuncias partidistas?
Respuesta: Desde nuestro punto de vista, sólo parcialmente. En la realidad del sector, parece que existen situaciones muy graves, incluso desde el punto de vista penal, que no se están destapando ni analizando de forma adecuada. Todos los que trabajamos en la cooperación, sabemos más o menos claramente quienes son las ovejas negras y por qué razones se protegen. Por otra parte, sí existe partidismo, pero en el sentido poco favorable: Si el PSOE denuncia el caso de CIPIE, el PP responde con acusaciones contra MPDL. Izquierda Unida tiene un problema añadido, ya que la solidaridad es uno de sus temas preferidos para movilizar a su electorado y no saben muy bien cómo enfocar esta problemática estructural, a pesar de que sin duda tienen mucha más información de la que difunden al respecto.
No resulta difícil adivinar el resultado. A nadie le interesa sacar todos estos trapos sucios y mostrarle a la opinión pública, tan favorable a la solidaridad y la cooperación, los aspectos menos agradables de un sector tan viciado como la cooperación al desarrollo. Desde luego, menos aún en el caso de la cooperación descentralizada a la que iluminan muy escasos focos independientes de atención y análisis.

P: ¿Qué está ocurriendo? ¿Cómo puede afectar al sector esta repentina atención hacia él?
R: Pues creemos que es una atención tanto repentina como pasajera, y las ONGD son conscientes de su posición privilegiada: Trabajan en la solidaridad y la cooperación, temas que son pesos políticos y no se cuestionan desde la opinión pública. Que además aportan beneficios rápidos y constantes a los Gobiernos frente a esta misma opinión pública y que mueven mucho dinero sin pedir resultados claros. También este episodio pasará, sin duda alguna. En cierta manera, la capacidad de aprendizaje de las ONGD se concentra en sobrevivir a la sombra del gran árbol mejormundista, al que nadie pide explicaciones. Si realmente se quisiera cambiar algo, habría que tirar abajo todo el chiringuito de financiación de ONGD y, desde la Ley de Subvenciones, reconstruir de forma centralizada las reglas e instituciones sobre una base transparente, meritocrática y competitiva. Lógicamente, en el sector es prácticamente imposible encontrar aliados para esta tarea.

P: ¿Están reaccionando responsablemente la Coordinadoras de ONGD ante casos como estos?
R: Bueno, la CONGDE se suele lavar las manos, hablando de un margen de ovejas negras lamentable, pero en principio aceptable. En el caso de ANESVAD, la CONGDE al parecer ha coordinado su posicionamiento con la AECI, para evitar más sospechas. En los expedientes de CIPIE y MPDL, la CONGDE se encuentra en una posición muy compleja que no le permitirá formular ninguna estrategia coherente, ya que se ha constituido como una plataforma de ONGD tanto de izquierdas como de derechas, por lo que no se posicionará en el humo que se ha levantado en torno a la Comunidad de Madrid. Por otra parte, en la CONGDE están federadas tanto ONGD muy serias como ONGD menos responsables que, sin embargo, aparentemente cumplen con el Código de Conducta. En este sentido, la CONGDE cumple con su mandato, lo que no necesariamente ayuda a mejorar las cosas en el sector.
A nivel de las Coordinadoras autonómicas, existe una debilidad institucional crónica a la hora de responder a estos desafíos. Por la escasa disposición de las ONGD a invertir en el funcionamiento de sus redes, la independencia parece muy difícil de asegurar. Así, parte del presupuesto de la FONGDCAM se nutre de subvenciones de la Comunidad de Madrid. No es de esperar que muerda la mano que le da de comer.

P: ¿Qué papel tiene que tener la AECI en todo esto?
R: La AECI opta por ser la pastillita calmante, remitiendo al cumplimiento de los procedimientos administrativos y controles convencionales. No le interesa abrir este cajón, que, hay poca duda, debe de estar bastante lleno de situaciones parecidas. Ya que el trabajo con las ONGD es solamente una parte de la labor de la AECI, que ya está causando bastantes estorbos, no creemos que tengan voluntad en remover asuntos turbios. No hay que olvidar que la AECI se encuentra en un proceso de reforma, con muchas tensiones internas. Por otra parte, en términos generales, es la administración pública quien ha creado este monstruo de sistemas de financiación que caracteriza todo el sector de la cooperación. Sería su responsabilidad de reorientar este hijo suyo, pero ya es mayorcito y, como tal, reacio a cambios reales.

P: ¿Creéis que la utilización de las denuncias a prácticas presuntamente fraudulentas de ONG es una nueva tendencia política para ganar votos o no es nada nuevo?
R: No es una tendencia política, sino un uso partidista de una realidad del sector de la cooperación al desarrollo, lo que implica que solamente se denuncia, pero no se llega jamás al fondo de estas cuestiones. Las ONGD lo saben muy bien, ya que conocen los entramados de la financiación de sus actividades, el valor político que tiene la cooperación y la solidaridad, la importancia de la foto, etc. Esto explica el enorme silencio que reina en el sector, a pesar de que hay cientos de personas que saben perfectamente donde están las situaciones graves y a quién habría que dirigirse para denunciarlas (es decir, a la fiscalía).

P: ¿Recordáis casos anteriores similares?
R: Seguramente para escribir un libro negro de algunos capítulos largos y animados. Pero hasta que nadie se moje realmente y la gente que maneja la información (técnicos de proyectos, administradores, contables, etc.) no la canalice a los sitios necesarios, será difícil llevar a cabo la investigación ya que entras en cuestiones legales. Lógicamente, como en el caso de ANESVAD, esta debería ser una tarea de los auditores de los financiadores, de la policía y de los fiscales, no un "debate" en el sector.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,

He leido con interes la entrevista ofrecida a canal solidario.
Comparto algunos comentarios pero no se aborda uno de los temas que a mi me parece que hay que subrayar que la opinión pública se pregunta si el dinero llega y no si el dinero es eficaz, si genera cambios significativos en las zonas con las poblaciones donde se actua.

No se trata solo de asegurar un control económico del dinero público y privado sino de ir más alla de eso, de que las actuaciones puedan ser evaluadas en función de los objetivos (en ocasiones grandilocuentes) con los que se formulan. Es necesario conocer el impacto a medio y largo plazo de las actuaciones de los actores de la cooperación. Pero esto requiere un trabajo de investigación para el que no existen, en nuestro país, sistemas establecidos y recursos suficientes.

La evaluación es una herramienta que existe desde hace decadas pero que no se ha aplicado de forma sistemática en el sector de la cooperación internacional.

Por otra parte, en todos los sectores de actividad se producen malas prácticas y hay ovejas negras por eso es arriesgado y seguramente injusto caracterizar un sector en su conjunto por las acciones puntuales de algunos de sus componentes.

Finalmente, no comparto la solución que proponeis en vuestra respuesta a la segunda preguntas: "Si realmente se quisiera cambiar algo, habría que tirar abajo todo el chiringuito de financiación de ONGD y, desde la Ley de Subvenciones, reconstruir de forma centralizada las reglas e instituciones sobre una base transparente, meritocrática y competitiva"; los sistemas centralizados no garantizan de por sí un mayor control. La descentralización es una característica de nuestro sistema político y es razonable que también influya en el sector de la cooperación. Por otra parte, creo que la diversidad de actores y la descentralización del sector puede ser sintoma de su salud democrática y de su capacidad de incorporar nuevas ideas y actores que pueden en el futuro aportar mejoras al sector y combatir los "oNigopolios".

Saludos

Carlos Capote dijo...

He visto una referencia a la entrevista en el blog de Olga (http://www.labroma.org/blog/?p=1109) y me hacía una pregunta en la línea de lo que comenta el usuario anónimo del comentario anterior:

¿Qué queréis decir con lo de "reconstruir de forma centralizada las reglas e instituciones"? Lo pregunto porque a mí, si la cooperación descentralizada no me convence demasiado… la centralizada mucho menos. En cualquier caso, me gustaría conocer vuestra opinión sobre este asunto (cooperación centralizada vs. descentralizada).

PD: Es una pena que este tipo de debates se dé con tan poca frecuencia en el ámbito público (que es donde creo que deben de darse). Muchas gracias por brindarnos la oportunidad de hablar de estos temas.

Saludos,
Carlos Capote

Eduardo dijo...

Nos parece muy bien que salgan a la opinion publica este tipo de denuncias, todos los que hemos vivido de la cooperacion sabemos que existen irregularidades graves en el sector, pero nadie se ha atrevido a airearlas o denunciarlas, por los montos que se manejan, se deberia exigir mucha mas transparencia en las contabilidades de las ONG, todos dicen que son transparentes pero pocos son los que publican sus cuentas con detalle, se limitan a decir que son auditadas y con ello creen cumplido el tramite respecto a contabilidad y transparencia. Por ultimo al sector no solo se le deberia exigir que el dinero llegue, sino que ese dinero sea eficaz, todos conocemos comunidades que despues de 5 años y varios cientos de miles de euros, invertidos, no tienen mayor desarrollo ni bienestar que las comunidades vecinas que no recibieron el apoyo de las ONG, ello refleja la ineficacia del trabajo de muchas ONGs que no cuentan con buenos profesionales, a pesar de esatr auditadas, la auditoria de los gastos no tiene nada que ver con la eficacia de los mismos, pero si ahora tambien aparecen irregularidades contables deben ser denunciadas y llegar al final. Mal haria el sector por puro corporativismo ignorar este tipo de denuncias y subestimarlas. Deberia existir un registro publico que recogiera todas las denuncias formuladas, contra las ONG, como una herramienta para mejorar su desempeño. El caso de Anesvad se ha tolerado y consentido por muchos años y ha sido la denuncia de una persona lo que ha permitido sacarlo a la luz publica. Por ello nos parecen muy bien todas estas denuncias de irregularidades, los llamados "beneficiarios" de los fondos de las ONG tambien les parecera bien que se investiguen estas denuncias.

Anónimo dijo...

Muy buena reflexión, que comparto, la de la necesidad de "tirar abajo todo el chiringuito de financiación de las ONGD".

Los casos de desvío de fondos (o mal uso de los mismos) se detectan en las auditorías de seguimiento de los organismos que otorgan esos fondos. Y se descubren años después. Todos sabemos que el 99% de esas irregularidades nunca salen a la luz y esos trapos sucios se lavan en casa. Ojala salieran más para que realmente desde dentro se hiciera más autocrítica, y realmente se pueda trabajar con transparencia.

El hecho es que al sector -efectivamente en una posición privilegiada- no le interesa ser transparente, nadie se va a mojar ni a favor ni en contra de CIPIE ni del MPDL ni de Anesvad (aunque claro, es más fácil señalar con el dedo a los que están separados del rebaño de la CONGDE). Hay que echar tierra cuanto antes y seguir a lo nuestro. ¿Esa es la premisa?. Todos los que trabajamos en el sector lo vemos. ¿alguien hace algo?.

Iniciativas como la de la famosa Fundacion Lealtad son simples capas de pintura, ¡ni siquiera se comprueban los resultados de las encuestas que las propias ong contestan voluntariamente!. Una manera más de darnos autobombo y quedar bien de cara a la galería (donantes).

Si queremos de verdad limpiar los trapos sucios, deberíamos poner la lavadora en lugar de esconder el calcetín.

Silvia

Anónimo dijo...

Como anteriormente se cita, comparto que nunca se llega a /o a los problemas de fondo que son muchos y no todos, ni mucho menos, son situaciones politizadas transitorias.

Por un lado cuando comentaron sobre la "centralización" de reglas e instituciones, quise entender que se refería a una homogeneización de planteamientos, que simplifique la burocracia que supone la existencia de cientos de convocatorias, con plazos, formatos, bases, requisitos,etc diferentes y que supone altos costos de personal a las ONG solo para mantener esa parte " tan poco productiva" de la cooperación.La "famosa" agilidad de intervención de las ongd frente al Estado se ve ralentizada por ese tema.

Como casi siempre se va al punto final del problema, el control de los fondos, pero no se hace una evaluación de todo lo que hay antes, que sería extensisimo de comentar y que resumo en puntos para cuestionar sin animo de generalizar a todas las organizaciones, tanto en la parte de funcionamiento en España, como en la operativa en los paises de actuación:

- Representatividad real de las ong en la sociedad civil. Muchas no la tienen y se vé en el poco número de socios y aportes privados que tienen.

- Dependencia de los fondos públicos; muchas no son sostenibles, dependen de los fondos públicos que captan y la sostenibilidad de la organización pasa de ser un medio para fomentar el desarrollo a un fin en si, el prioritario.Eso condiciona la forma de trabajar y los objetivos.Ninguna ONGD se cuestiona su poca representatividad y la necesidad real de sus existencia.

- Preparación y conocimiento de sus miembros; surgen muchas organizaciones de buena voluntad, pero de dirección reducida, sin verdadera participación interna, que tienen pocos criterios objetivos para el destino de su intervención y en ocasiones ningún criterio técnico a la hora de seleccionar por ejemplo a un expatriado ( el cual cobrando en ocasiones tanto como todo el equipo local junto, debería ser probada su utilidad y aporte cualificado).

- Selección de socios con los que se trabaja. El mismo sistema de ayudas que antes citabamos y que aloca con sus plazos y requisitos hace que se caiga en una proyectitis, donde lo importante es el documento que permita el acceso a la financiación y luego llegan los problemas en la ejecución.
- Reglas de juego: las relacciones entre socios se basan en una cooordinación "informal", donde se establecen compromisos de para el desarrollo del proyecto, pero no así las responsabilidades de ese proyecto.Han surgido muchas ong en el tercer mundo a raíz de los fondos que pululan, tratando de captarlos y no se hacen unas verdaderas evaluaciones de ellos a la hora de establecer relaciones.Otro tema aparte son las cooperaciones oficiales con Estados " pseudodemocraticos y bastante corruptos"donde los fondos a veces se chorrean. No olvidemos que por la parte oficial es por donde se va la mayor cantidad de dinero en %; mucho más que a través de ONG,s

- Control cualitativo y no tanto cuantitativo; como algún comentarista citaba, no se evalua tanto el impacto y resultados de los proyectos, sino la mera parte contable para salir del paso.En muchos paises, con sistemas contables y administrativos poco evolucionados, todo es justificable documentalmente... El caso más crítico es el de los apadrinamientos, donde ingentes cantidades de dinero se ingresan sin casi control de ninguna administración del Estado sobre su destino y cuyo control está en la voluntad personal de la institución( se puede justificar perfectamente todo el dinero respecto a un plan contable de un país, pero ¿quien verifica el destino de los fondos a los componentes sociales detallados incialmente .- eso en el caso de que existan, que en otros muchos no lo están detallados; es una simple relación de confianza padrino - organización...)

Como comenté al inicio, sin animo de generalizar, pero si con la intención de ver cambios en cosas que no nos gustán, cité parte de los obstaculos y problemas que percibo.Existen muchas más...

Saludos

Anónimo dijo...

SUMA Y SIGUE: ahora se une Intervida, una ONG que por su propio nombre da buena idea de la buena vida que algunos se han venido pegando a costa de ella y de un buen puñado de ilusos.

En este caso, se dirá que es una ONG privada, pero lo cierto es que hay muchos responsables de algo que era un secreto a voces, y de quienes se apoderan del limpio patrimonio de la solidaridad y la generosidad. eso sí, siempre ajena.

Pero lo más PATÉTICO es la posición de la coordinadora, diciendo que como no forman parte de la misma, no hay problemas, que todo va de maravilla.

¿Para cuando alguien en el sector se dará cuenta del inmenso agujero que todo esto abre? ¿Seguirán pensando que mientras haya dinero, subvenciones, proyectos y políticos necesitados de fotos, no hay nada de lo que preocuparse?

En pocas semanas tendremos el siguiente caso de corrupción:

ANESVAD
CIPIE
MPDL
INTERVIDA
...
suma y sigue!

Anónimo dijo...

Otros comentarios breves en la línea del seguimiento y evaluación y la verificiación del impacto de los proyectos.
- Generalmente se hacen auditorias contables solamente, que no reflejan la eficiencia y eficacia ni el impacto y que en algunos paises con débiles regímenes de control administrativo público es posible "recomponer".

- Las pocas evaluaciones "externas" o supuestamente externas, se encargan siempre a un sujeto "interesado"; es la misma ong local o española la que la realiza con fondos del mismo proyecto, las cuales no están tampoco interesadas en dar una mala imagen de su capacidad, o por último es la misma fuente de cooperación la que lo realiza ( Española o UE) con bastantes condicionantes políticos, a los cuales tampoco les interesa que salga a la palestra que su "gran aporte" no es tan útil.Por eso todo queda en nada.

Por último, ¿para que están las OTC en cada país? ¿ No podrían ser un instrumento de coordinación, seguimiento, evaluación y cohesionador de toda la coperación, en vez de estar como un bicho raro" en paralelo pero al margen de las ONGD,s, viendosela solo como un amigo recomendable para cabildear financiamiento,pero al que no se le puede cuestionar ni sincerar ninguna cuestión de peso o candente?

Todos sabemos que al igual que organizaciones nuestras, hay locales que trabajan mal; no existe informe reporte o inventario de las mismas, y llegando ongd´s nuevas a cooperar vuelven a caer con organizaciones que todos conocen publicamente sus deficientes manejos.¿No podría centralizar de una manera abierta y con confianza las OTC esa información para no "tirar" más dinero?

Además una evaluación en terreno y presencial evitaría y simplificaria toda esa enorme parafernalia de justificación documental administrativa, que se come el tiempo de muchas organizaciones y cooperantes, y por lo que se ve, no asegura nada de eficacia.

Anónimo dijo...

Una vez mas salta el falso corporativismo y parte de las organizaciones de cooperación tratan de evitar que todo esto les salpique. Dicen que solo son unas pocas las que gestionan mal; unas pocas....son las que han salido,¿quien nos dice que no existen más?¿Si dicen que solo son unas pocas es que ya saben cuales funcionan bien y cuales mal y no lo dicen? ¿Que miedo hay a hacer una limpieza total, entrar a revisar y mejorar el mecanismo de trabajo de todas,regular mejor el sector y que todo funcione mejor? Eso reforzaría a las que funcionan bien, ampliando su credibilidad ante la sociedad.No se puede estar predicando el trabajo por la transparencia y buen manejo en el tercer mundo y criticando los casos de corrupción en sus organismos públicos y privados en estos paises y luego hacer ojos ciegos en el nuestro.¿Les suena lo de ver la paja en ojo ajeno y no ver la viga en el propio o es que se trata solo de jugar a "que buenos somos"?

Y de la nada salen organizaciones, como cierta Fundación , que se atribuye la potestad para decir quien funciona bien y quien funciona mal y además alguien le da ese respaldo mediático, lo cual aparentemente puede intimidar al resto de organizaciones que se somente a su "control"¿quien la evalua a ella, quien le da esa autoridad social...?

Anónimo dijo...

Lo de la fundacion lealtad realmente clama al cielo

llega, se erige en juez y adalid de la transparencia, se saca de la manga 4 normas con más o menos criterio

y a rodar

Anónimo dijo...

NO ES POSIBLE QUE ALGUNOS PROFESORES DE INTERVIDA TENGAN MALA FAMA COMO IR CON SINTOMAS DE HABER BEBIDO UNA NOCHE ANTES DEL TRABAJO
O UNA PROFESORA SIN AUTORIDAD MORAL SEA UNA DIRECRORA Y ESTE CONVIVIENDO CON UN PROFESOR CASADO Y ESTE PROFESOR HAYA SALIDO DE INTERVIDA POR UTILIZAR MAL SUS RECURSO
ES DECIR QUE EN INTERVIDA EXISTE UNA MAFIA???????
ESTO SE TIENE QUE CAMBIAR
HA POR CIERTO LA PROFESORA SE LLAM TRINI