lunes, 18 de diciembre de 2006

transparencia y espejismos en la solidaridad española

La semana pasada, los prestigiosos investigadores de One World Trust publicaron su informe global sobre la rendición de cuentas, que analiza las 30 organizaciones internacionales (ONG, organismos multilaterales y empresas multinacionales) más poderosas del mundo. Entre ellas, 10 ONG internacionales, algunas activas en la cooperación española: Ayuda en Acción, Intermón Oxfam, Cruz Roja y World Visión.

En el estudio, se utilizaron cuatro criterios cuyos resultados a efectos de los cooperantes se pueden resumir de la siguiente manera:

Transparencia: Como única ONGD, Ayuda en Acción cuenta con una política adecuada de información, un criterio que también cumplen actores tan odiados como el Banco Mundial o Nestlé. La Federación de Cruz Roja y Oxfam International suspenden claramente en este criterio.

Participación
: Lógicamente, es -y debería ser- el punto fuerte de las ONGD frente a otras formas de organización internacional.

Evaluación
: Junto con los organismos multilaterales, las ONGD cuentan con políticas adecuadas de evaluación de impacto de su labor. Aun así, Cruz Roja está cerca del suspenso en este criterio.

Capacidad de respuesta y la gestión de quejas
: Casi inexistente en el sector, las ONGD no cuentan con herramientas adecuadas para responder a demandas o quejas de la sociedad. Sólo World Vision aprueba, por muy poco.

En suma, salvo en el criterio de participación, los organismos multilaterales (51 puntos sobre 100) son más transparentes que las ONG en todos los sentidos. Y lo más interesante: ONG y empresas multinacionales comparten la misma valoración media: 42,5 puntos.

En otras palabras, las 10 ONG más grandes, las que suelen predicar el buen ejemplo, responden ante la sociedad en términos casi idénticos que las 10 empresas más globalizadas (entre ellas verdaderas joyas como Exxon, Pfizer y Wal-Mart).

Que nadie se engañe: el estudio va mucho más a fondo que los análisis principalmente de gestión interna, que lleva a cabo la Fundación Lealtad. Estos días, este supuesto garante de la calidad se dedica a recomendar a las empresas colaboraciones con ciertas ONGD.

Con este fondo, la "declaración de compromiso por la calidad en el tercer sector de acción social", firmada la semana pasada por 75 ONG en el Congreso sobre Calidad, Tercer Sector y Política Social, resulta -en el mejor de los casos- inocente. Diplomáticamente, elmundo.es nos cuenta que las ONG "se comprometen con la calidad sin perder los valores que les son propios como el voluntariado y la solidaridad". No sólo los indigentes saben muy bien a qué se refieren.

Las ONG españolas, siempre en vanguardia, empiezan con todo un ejercicio de calidad, buenas prácticas de información y transparencia: no es posible encontrar en Internet dicha declaración.

4 comentarios:

Pedro Cluster dijo...

Gracias por citarnos. Un abrazo

we float dijo...

Contundente y muy interesantes estos resultados. Está claro que muchas ONG se llena la boca de lo que no practican. Forma parte de su tan cacareado marketing: aparentar lo que no son. Sigue faltando autocrítica y humildad en muchas de las grandes del sector

Caco dijo...

En mi opinión la Cooperación Internacional, en sentido general. Es decir, el universo de actores que participan directa o indirectamente en el proceso de la llamada cooperación internacional al desarrollo) . (ongds, organizaciones internacionales, gobiernos, etc, etc, incluyendo a los donantes particulares) es una parte integrante del sistema global internacional (capitalista, se entiende) cuya función es la de mantener el “orden imperante”, que es el sistema capitalista, o neoliberalista, o de la “globalización”, o como se prefiera llamar.

En este sistema la opinión pública es de gran importancia para el correcto funcionamiento de todo su entramado, es por esto que los medios de comunicación de masas están hoy día tan desarrollados en todas las partes del planeta, mucho antes incluso que otro tipo de servicios más básicos. Por este motivo es muy importante que la opinión pública sienta que las cosas van bien. De esta forma el mundo disminuye algo así como dos terceras partes, y todo lo que no sea vivir en la opulencia (el Norte) no existe. Y si existe son los “cuatro desgraciados de siempre”. (Esto a su vez alimenta el etnocentrismo) Sin detenerse en que los “cuatro desgraciados”son las dos terceras partes de la población. De hecho las pocas noticias que nos llegan de África o de América del Sur, o de Asia (exceptuando Japón, Korea del Sur, y ahora más a menudo China) son de catástrofes, hambrunas, crisis económicas etc. Y sin entrar nunca en la raíz de la noticia, y siempre de pasada. Mientras que del resto del mundo, en especial de EEUU, nos llegan noticias e imágenes de cosas absurdas y sin interés aparente, (Una persecución de un policía de Los Ángeles, el desfile de modelos de París, o la tarta de chocolate más grande del mundo, desde Suiza).

De este modo mientras que los gobiernos, de los países ricos, las organizaciones internacionales, los grandes socios del “club” (el Banco Mundial, la OCDE, el FMI, etc...) estén “intentando solucionar el cotarro” para la opinión pública las cosas van bien y ya se desarrollarán los pobres como lo hicimos nosotros, y el consumo o los consumidores, que es de lo que se alimenta el sistema, no se ve afectado. Y es precisamente este sistema basado en el consumismo del Norte lo que motiva la explotación, por parte de estos, de los recursos tanto económicos como humanos de los pueblos del Sur.

Por lo tanto a pesar de que el Norte o desde el Norte se realiza "cooperación para el desarrollo", esta cooperación es desinteresada en el sentido de que lo que menos interesa es la cooperación para el desarrollo porque si esto ocurriera algún día se desmoronaría el sistema. En primer lugar porque se pretende el mismo modelo de desarrollo del Norte, lo cual sería insostenible medioambientalmente,

En segundo lugar porque si fuera desarrollo realmente lo que se pretende ya se habría logrado hace tiempo, o por lo menos no habrían empeorado las cosas para muchos países como así ha ocurrido. La mayoría del dinero que se invierte en cooperación se invierte en proyectos de satisfacción de necesidades básicas, lo cual a largo plazo no tiene apenas repercusión si lo comparamos con el dinero invertido. (Se de zonas en las que se lleva haciendo el mismo tipo de proyecto durante más de 15 años, y si la ONGD se fuera de ahí seguirían igual, e incluso peor.) También se invierte en microempresas, microcréditos etc, pero nunca hay proyectos macro, es decir inversión en proyectos de agricultura extensiva, pesca, o cualquiera de los sectores en los que el Norte sí saca beneficios económicos en estos países.

En tercer lugar porque la cooperación al desarrollo está siendo una herramienta muy útil para los estados del Norte y las empresas multinacionales para acordar explotaciones de recursos en el Sur con los gobiernos en estos países. (España sólo coopera con países africanos en donde existen acuerdos de pesca, o empresas transnacionales trabajando, y en el caso de sudamérica es más de lo mismo). De hecho se ha visto la utilidad de esta herramienta “lava imagen” por parte de las empresas, y se ha inventado la Responsabilidad Social Corporativa, y hoy día no es raro ver proyectos de salud financiados por empresas farmacéuticas, o proyectos de medioambiente financiados por empresas petroleras.

Por lo tanto la cooperación al desarrollo sería una manera de mantener a la opinión Pública en silencio y con las conciencias tranquilas de manera que persista y aumente el consumismo que es el verdadero sustento del capitalismo y causa de la pobreza, cuyo interés principal es la expansión y el crecimiento sin medida, y cuya meta no es ya el bienestar (superado hace mucho años) sino conservar y perpetuar el sistema con la errónea creencia implantada en el subconsciente colectivo de que la humanidad sólo puede ir en una dirección y en un sentido, esto es, a más y a mejor. Cuando la historia de la humanidad nos ha demostrado que todo lo que sube baja, y que lo que un día fue esplendor mañana será decadencte, y viceversa.

Del mismo modo las ONGDs reproducen el sistema por ser parte integrante de él, siendo hoy día consideradas como grandes empresas multinacionales. De hecho cuando alguna ONG se desmarca del modelo vigente del “proyecto de desarrollo” (la panacea en cuanto a placebos se refiere) con campañas de lobby, o presión política, movimientos antiglobalización, ecologistas, etc. La ONG o asociación es demonizada o apartada de los medios de comunicación, o ambas cosas, y consecuentemente repudiada por el resto de la sociedad, sometida a muchas presiones, y “castigada” sin financiación tanto por parte de donantes públicos, privados, como particulares. Nadie quiere tirar piedras contra su propio tejado, perder ventas, o ser considerado “rebelde” o “gilihippie”.

Desengañemonos, la mayor parte de las ONGDs del Norte tienen un único objetivo: crecer captando fondos y ser más grande que su ONGD vecina considerada como la competencia en cuanto a número de socios, cuantos más socios tienes, más y mejor adaptada al sistema está esta ONGD, y por lo tanto más alejada de su verdadero objetivo.

(Un pequeño inciso, Action Aid y Ayuda en Acción a pesar de tener el mismo nombre no son una misma ONG, sino dos diferentes tanto en política, dirección y recursos, que se complementan en nombre e imagen)

Monika dijo...

Concuerdo con Caco, su comentario me parece muy acertado. Este mundo de la cooperación es un engranaje más de este sistema neoliberal y globalizado. El artículo de la andadura es estupendo, como otros anteriores, y nos muestran diferentes (y tristes) realidades de este ámbito de la cooperación visto con ingenuidad e idealismo todavía por la mayor parte de la sociedad.
Es fundamental divulgar estas informaciones, que pueda haber una conciencia creciente sobre lo que realmente es la cooperación y poder crear cada vez más espacios de crítica verdadera y de presión para el cambio desde la sociedad y también los que estamos dentro.
Aprovecho para felicitar a LA ANDADURA, es el primer espacio de este tipo que conozco y es una página de referencia para mi, como un peón más en este mundo de la cooperación que tantas dudas y crisis te crea. Os animo a continuar, no desistáis, aunque no participe mucho, sigo siempre vuestra página con mucho interés e intento darla a conocer lo que puedo.
Abrazo